Cómo traducir un libro

La traducción literaria es un trabajo que comporta la traducción y también interpretación de las composiciones creativas, como libros, poesía, cómics u obras de teatro de un idioma y cultura a otra diferente. Desde la empresa de traductores AGORA queremos explicarte los primeros pasos que debes seguir para traducir un libro si estás comenzando en esta profesión.

Lo primero que debes saber es que esta labor puede implicar tener que manejar escritos intelectuales y académicos como impresos de física, crítica literaria, y obras de la literatura tradicional y clásica.

Sin la traducción literaria, el sentido humano y el arte estarían huérfanos de las ánimas de las más importantes psiques y libros, que engloban desde las Sagradas Escrituras a Don Quijote de la Mancha, pasando por Einstein por ejemplo.

La traducción de la literatura tiene la posibilidad de ser impresionantemente gratificante. A continuación exponemos aquellos puntos vitales para para poder traducir escritos literarios.

Transfórmate en un afanoso lector

La traducción de obras precisa la habilidad de leer entre líneas. Debes adorar la lectura en el género que traduces y encontrar una simbiosis con el autor y los colores del idioma, la cultura, el pensamiento y el mensaje que quiere transmitir.

Si por ejemplo, deseas traducir poesía de francés a castellano, debes leer tantas obras como te resulte posible, tanto en el idioma origen y como en castellano. Esto te servirá para detectar los estilos, los contextos, y el espíritu de la poesía con el objetivo de “desmontar” los textos en la lengua original y recomponerlos en castellano.

El lenguaje es un ser que cambia continuamente y evoluciona. La semántica cambia, las palabras viejas mueren y renacen. Por ello debes estar siempre al corriente de tus lenguas de trabajo

Potencia tu escritura

La mayor parte de los traductores literarios, realizan traducciones únicamente a su lengua nativa, el idioma en que mejor se expresan y la mayor parte son nativos. Para traducir un texto literario, debes redactar un libro; traducir una obra teatral precisa saber de qué manera redactar una obra teatral. La única forma de hacerlo es redactar lo máximo que puedas en tu lengua y mejorar de forma continua esa virtud.

Estudia al escritor y su trabajo

La labor de un autor es parte de él. Para comprender lo que lees, has de conocer todo sobre la persona que hay tras las palabras que traduces. Cuestiónate a ti mismo: ¿En qué momento y en qué lugar se creó la obra?, ¿qué envolvía al escritor en el instante en que la obra fue escrita?, ¿en qué lugar se encontraba el autor?, ¿qué más textos ha redactado el escritor? etc.

Fórmate

Las entidades académicas de todo el planeta son una de las mayores fuentes y los más partidarios de la traducción literaria. Contempla el realizar al menos un curso de literatura, idiomas, o bien traducción.

La traducción literaria particularmente se ofrece por medio de programas de escritura creativa. Asimismo, la formación te va a dar acceso a conferencias literarias, educadores que traducen, y bibliotecas con compilaciones completas.

Si el sector académico está fuera de tus recursos, puedes aprender mediante libros. Echa una ojeada a tus tiendas de libros locales y bibliotecas y lee muchos sobre este asunto.

Analiza lo que traduces

La traducción de una obra particularmente puede valer tanto al autor y al traductor sus vidas dependiendo de la declaración de la obra. La traducción de los libros acarrea, en múltiples ocasiones, revoluciones y guerras. Detecta y también estudia a tu público.

Recuerda que ninguna traducción es perfecta

En el instante en que empieces a traducir la primera oración, el original ya se pierde en la traducción. Tu labor no es hallar un equivalente, sino reconstruir el original tal y como si estuviese redactado en el idioma de destino. Los tonos de color, matices de significado, e inclusive la historia se pueden perder. No tengas temor, siempre y en todo momento  se puede usar notas finales si es preciso.

Examina las piezas acabadas traducidas una por una antes de la lectura general y su revisión final. Puedes localizar una palabra mejor o bien una expresión en exactamente el mismo idioma que consigue el significado preciso de la otra.

Las traducciones literarias son contratadas en buena medida por medio de las editoriales o bien empresas de traducción. Acércate a ellos, contáctales y envíales muestras de escritura y traducción.

Ciertos países ofrecen becas mediante instituciones de cultura asignados particularmente para la traducción de obras literarias. Echa una ojeada a lo que ofrecen para este fin y examina tus opciones.

Si vives en España, Alemania, Italia, Francia, Argentina o bien México, puedes encontrar organizaciones profesionales para traductores, y como no, organizaciones de traducción literaria. Inscribirse a una organización es primordial para tu profesionalidad, te deja acceder a una enorme red colaborativa y da acceso a nuevas opciones de formación y premios de traducción.

Búscate un sitio tranquilo y traduce a lo largo de por lo menos una hora al día. Solo así se puede lograr progresar, trabajando duro y teniendo un horario regular. Tras un tiempo, te sorprenderás de la cantidad de trabajo y experiencia que has adquirido.

Esperamos que estos humildes consejos te puedan ayudar en tus inicios en esta bonita especialidad de la traducción, como es la traducción de obras literarias. Recuerda que si necesitas ayuda con la traducción de tus textos, documentos o página web, te podemos ayudar en: