¿Cuándo finaliza el trabajo de un traductor?

¿Cuándo finaliza el trabajo de un traductor? ¿Te has parado a pensar alguna vez qué se espera exactamente de un traductor o agencia de traducción una vez ha entregado el trabajo? Si es así, ¿no crees que sería bueno que el cliente también lo supiera? Sin duda alguna, esto puede evitar malentendidos entre los traductores y sus clientes.

En este artículo, queremos incidir en la gran importancia que tiene fijar unos límites claros que establezcan hasta donde llega la responsabilidad del proveedor de servicios de traducción, ya sea un traductor o una empresa de traducción.

En primer lugar queremos recordarte que lo que para ti es algo de sentido común, para tu cliente puede no serlo.

Entonces, ¿cuándo finaliza el trabajo de un traductor? Vamos a explicar dos métodos diferentes que muchos profesionales de la traducción empleamos para resolver esta cuestión. Se trata de las revisiones menores y el periodo de garantía. De este modo, puedes encontrar un término medio entre seguir trabajando eternamente en una traducción después de haberla entregado y no ofrecer ningún tipo de apoyo a los clientes.

El establecimiento de límites

Cuando se trata de la traducción de un documento, página web, o de cualquier tipo de textos en general, indicar claramente por adelantado al cliente lo que consideras que es tu trabajo y lo que no, es una excelente iniciativa.

Esto permitirá informar a los clientes que pueden y que no pueden esperar de ti una vez se haya completado y entregado la traducción. También es idóneo para que los clientes tengan claro estos aspectos y puedan preguntar sobre ellos o negociarlos. Recuerda que es muy posible que ellos (los clientes) no conozcan profundamente el funcionamiento de la industria de la traducción.

El mejor modo de establecer dichos límites es invertir el tiempo necesario en la elaboración de un documento que recoja tus términos y condiciones. Debes presentarlo a los nuevos clientes, informándoles así, que se puede esperar de ti y de tus servicios.

En tu documento de términos y condiciones, también se puede abordar cuándo se considera que tu trabajo en una traducción ha finalizado. De este modo, si un cliente te solicita un trabajo adicional sobre dicha traducción que no se contemple en lo pactado, puedes indicárselo con mucho tacto y educación. Solo entonces, puedes decidir libremente si quieres realizar o no ese trabajo extra e informar al cliente del coste adicional.

traducción finalizada correctamente

Tu reacción cuando el cliente aprueba tus condiciones.

Acordar las revisiones menores

Establecer algunos límites que definan cuando el trabajo comienza y termina es una idea muy recomendable. Antes de iniciar la traducción es el momento de negociar qué tipo, durante cuánto tiempo y qué cantidad de revisiones menores se pueden realizar una vez finalizada y entregada la traducción.

Estar de acuerdo en realizar revisiones menores en una traducción completada, es algo que por sentido común, se espera de un proveedor de traducciones. Acordar este tipo de revisiones ofrece al cliente la seguridad de que si encuentra algo que no satisface plenamente sus expectativas, puede sugerir alguna acción alternativa a implementar.

En definitiva, lo realmente importante es establecer y acordar un límite de revisiones. Ya que de otro modo, te puedes encontrar realizando infinidad de pequeñas modificaciones durante mucho tiempo si topas con un cliente “atípico”.

cliente satisfecho agencia de traducción

Un cliente quiere que revises gratis la traducción de toda su web que hiciste hace 3 años.

Ofrecer un periodo de garantía

Otra medida que se puede implementar, es ofrecer un periodo de garantía en todas las traducciones realizadas. Durante este periodo, te comprometes a realizar una re-traducción o reembolsar parcial o completamente el importe si la calidad de la traducción (objetivamente hablando) no satisface al cliente.

En la práctica, los clientes rara vez piden que se vuelva a traducir la totalidad de un documento o solicitan el reembolso del importe. Ofrecer un periodo de garantía, es un buen gesto hacia el cliente y en realidad actúa a tu favor: los nuevos clientes pueden percibir que estás muy seguro de la calidad de las traducciones que ofreces ya que te juegas tu dinero en ello (aparte de tu tiempo). Por ejemplo, los clientes que son muy recelosos en la puesta en marcha de grandes proyectos de traducción con nuevos traductores estarán más tranquilos con este compromiso por tu parte.

Como dato, en Traducciones Agora ofrecemos un periodo de garantía de un año en todas nuestras traducciones, y nos encontramos con que esta garantía es fundamental para conseguir nuevos clientes y ofrecerles más tranquilidad. En definitiva se trata de un gran valor añadido.

Por supuesto, si decides ofrecer una garantía, tu responsabilidad sobre la traducción realizada perdura mucho más tiempo que simplemente estar de acuerdo en realizar una serie de revisiones menores. Sin embargo, somos de la opinión que el beneficio de ofrecer un periodo de garantía es significativamente mayor que no ofreciéndolo.

Ahora te toca a ti

¿Qué opinas de todo esto? Estamos seguros que alguna vez te has encontrado inmersa/o en alguna situación “embarazosa” relacionada con el tema de este artículo. ¿Cómo lo solventaste? Si crees que puedes añadir algo o simplemente dar a conocer tu opinión, por favor, hazlo con un comentario. ¡Estaremos encantados de recibir tu colaboración!

¡¡¡Compartir es bueno!!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter10Share on LinkedIn61Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Share on StumbleUpon0