Curiosidades de Barcelona

La capital de Cataluña es la cuarta ciudad de Europa más visitada por turistas de todo el mundo. Ubicada en un enclave milenario, es lógico que posea muchos misterios y secretos que muy poca gente conoce. Desde la oficina de traductores en Barcelona de Traducciones Agora queremos explicarte algunas curiosidades sobre Barcelona que tal vez no conozcas.

Tampoco te pierdas las mejores curiosidades de Cataluña



 

Cuál es el origen de su nombre y qué significa

A diferencia de otras ciudades, el origen del nombre de «Barcelona» en la actualidad todavía es todo un misterio. Y lo mismo sucede con su significado. Existen varias teorías al respecto que intentan resolver el enigma:

  1. La primera posible explicación tiene que ver con el origen mitológico de la ciudad, que dice que fue fundada por el propio Hércules. Según la tradición oral, este semidiós romano amarró su noveno bote (llamado nona) a este tramo de la costa, que le habría dado nombre a la ciudad.
  2. Otros historiadores, en cambio, sugieren que su fundador pudo haber sido el general cartaginés Amílcar Barca, padre de Aníbal, y que su apellido habría sido empleado para bautizarla.
  3. Por otro lado, en un museo en Copenhague se guarda una moneda íbera encontrada en la zona de la ciudad condal con la palabra BARKENO (que significa «la que tiene más verduras o mejores plantas»), acuñada antes de la llegada de los romanos.
  4. La última hipótesis, y la más probable, es que los romanos le darían a su nueva colonia el nombre de Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino, creada hacia el año 15 a.C.

Barcelona tiene una estatua de la libertad

El gran símbolo de Nueva York y Estados Unidos no es exclusivo de la Gran Manzana. La ciudad de Barcelona cuenta con una réplica más pequeña que se encuentra en uno de sus lugares más atmosféricos: la hermosa biblioteca Arús, ubicada en el número 26 del Paseo de Sant Joan. Por cierto, lleva allí casi 125 años.

De hecho, París tiene otras tres réplicas, en dimensiones más modestas, por supuesto, exhibidas en la isla de los Cisnes del Sena, en el Museo de Artes y Oficios (Musée des Arts et Métiers) y, desde 2012, en el Musée d’Orsay, que reubicó una escultura de los jardines de Luxemburgo de la capital francesa.

Otras imitaciones se encuentran en la isla artificial de Oidaba, en Tokio; en Buenos Aires (la estatua es también obra del escultor francés Frédéric-Auguste Barthold, autor de la estatua en Nueva York), en la ciudad de Palizada, en el estado de Campeche, México; en Las Vegas y en las ciudades cubanas de Gibara, Puerto Padre y Remedios.



El segundo parlamento más antiguo del mundo

En 1249, el Rey Jaime I comenzó la estructura fundamental del gobierno municipal de Barcelona, ​​compuesto por algunos de los hombres más importantes de la ciudad: el Consejo de los Cien (o Consell de Cent). Este parlamento todavía está en pie y se puede visitar.

Solo hay un precedente más antiguo: concretamente, en la ciudad de León. Según lo declarado por la UNESCO en el año 2013: “en 1188, el rey Alfonso IX convoca a los tres estados a la curia real, por primera vez en la historia. Estos tribunales, celebrados en la Real Colegiata de San Isidoro, representan el origen del actual sistema de representación parlamentaria y de la democracia”.

Barcelona oculta 2 templos romanos

Además de las cuatro columnas del templo romano de Augusto, ubicado en la calle del Paradís, 10 (en el barrio gótico), uno de los hechos desconocidos más sorprendentes sobre Barcelona es que también tiene otro templo clásico en El centro del Eixample.

Este edificio denominado Parthenon Masriera, ubicado en el número 70 de la calle Bailén, fue construido en 1882 con la intención de ser una fiel réplica del templo romano de Augusto.

Después de alojar el taller de los famosos joyeros de Masriera, se convirtió en un teatro en 1932. Este fue el lugar exacto donde Federico García Lorca ensayó su trabajo Doña Rosita con la actriz Margarida Xirgu. Hoy en día, el templo pertenece a una institución religiosa.

Barcelona pudo tener la Torre Eiffel

El ícono parisiense y francés por excelencia podría estar ubicado en Barcelona. De hecho, su creador, Gustav Eiffel, se ofreció a participar en la Exposición Universal de Barcelona en 1888 con este proyecto.

Sin embargo, los organizadores del evento rechazaron la propuesta, ya que consideraron que la estructura de hierro no estaba en contacto con la estética de la ciudad.

Lejos de reconocer la derrota, Eiffel volvió a probar suerte con la siguiente Exposición Universal, que se celebró en la capital francesa al año siguiente. En su segundo intento, la iniciativa fue recibida con los brazos abiertos.

Sede del primer banco de Europa

El 20 de enero del año 1401, algunos comerciantes en Barcelona establecieron un mercado llamado Taula de Canvi, que se considera la primera institución bancaria en el Viejo Continente.

Un año después, Guillem Colom i Saplana se convertiría en su primer administrador. La función principal de esta entidad era otorgar créditos a la Corona y al Ayuntamiento, aunque también aceptaba depósitos de particulares.



Una basílica con el escudo del Barça

Esta peculiar curiosidad se encuentra en la Iglesia de Santa María del Mar. El motivo no es otro que una donación de 600 Euros que realizó el F.C. Barcelona en los años sesenta del siglo XX para colaborar en la reconstrucción del sagrado edificio que había sido destruido por un gran incendio durante la guerra Civil española.

Durante las obras, y como agradecimiento al conocido club de fútbol, ​​se incluyó su escudo en una de las vidrieras. Existe la tradición, entre los turistas que la visitan, de intentar ser el primero en localizarlo.

Walt Disney quiso comprar todas las piezas de un museo

En Barcelona podemos visitar el Museo de Autómatas del Tibidabo, inaugurado en 1909 y ubicado en el Parque de Atracciones Tibidabo. Se dice que su colección de más de 40 autómatas de finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX cautivó a Walt Disney.

Tanto es así, que inmediatamente extendió un cheque en blanco a cambio de todos los autómatas para exhibirlos en las instalaciones de Walt Disney World. Afortunadamente para los barceloneses, ​​la tentadora oferta fue rechazada.

Única ciudad que se menciona en El Quijote

Conocida es la gran admiración que miguel de Cervantes tenía por la ciudad de Barcelona. Hasta tal punto llegaba su fascinación que  la incluyó en la novela traducida a más idiomas de todos los tiempos.

En el libro, se puede leer como Don Quijote, Sancho Panza y otros seis escuderos visitan la capital catalana en la noche de San Juan. Después de caer derrotado en la playa de la Barceloneta a manos del caballero de la Luna Blanca, el caballero manchego decide regresar a casa.

Y la devoción es mutua, Barcelona siempre ha estado agradecida al autor madrileño. De hecho, aún se conserva en el número 2 del Paseo de Colón, la casa donde se quedó Cervantes durante su estadía en la ciudad.

Primera ciudad en ser bombardeada desde el aire

Aunque es la más triste de todas las curiosidades sobre Barcelona que te estamos contando, no por ello es menos cierta. El 13 de febrero de 1937, durante la Guerra Civil española fue la primera ciudad en sufrir un bombardeo aéreo.

Como recordatorio de ese fatídico episodio, la ciudad todavía tiene alrededor de 1.300 refugios antiaéreos construidos para la población civil. Dos de los pocos que están abiertos al público son el “Refugio 307”, en el barrio de Poble Ssec, y el de la Plaça del Diamant, en el barrio de Gràcia.

Asimismo, se ha conservado hasta el día de hoy un búnker soviético que se utilizó para este mismo propósito y se encontraba en el antiguo consulado de la URSS en Barcelona. Se encuentra en la Avenida del Tibidabo, 17.

Desde Traducciones Agora de Barcelona esperamos que todas estas curiosidades hayan sido de tu agrado. Si ha sido así, no dudes en compartir este artículo en las redes sociales con tus amigos y familia. También puedes encontrar algunos artículos similares en la categoría de curiosidades. Si conoces algún dato curioso más, por favor, escríbelo en un comentario.