• quién inventó la escritura

El origen de la escritura

Después que los humanos dispusieron de medios para dejar huellas marcadas sobre algún soporte, se empezó a intentar expresar historias y conocimientos de una manera duradera. Al principio era con dibujos, y hacía falta alguien muy entendido para comprender los detalles.

Pero hace unos seis mil años se dio un paso más y nació lo que consideramos la escritura, es decir, un conjunto de símbolos con los que se podían expresar conceptos mucho más abstractos.

Inicialmente las palabras eran dibujos que simbolizaban lo que se quería decir. Para hacer referencia a un pez se dibujaba un pez, y para una persona se dibujaba una silueta de un hombre o una mujer. Pero poco a poco la cosa se fue complicando.

Según algunas marcas añadidas, se simbolizaba el movimiento, la fuerza o incluso conceptos como la muerte. También había marcas determinadas para mostrar cantidades.

Estos pasos se hicieron en la antigua Mesopotamia y algo después en Egipto. De allí provienen dos de los tipos más antiguos de escritura: la escritura cuneiforme y la escritura jeroglífica.

Después, diferentes pueblos fueron adaptando y modificando aquellos sistemas. De símbolos que representaban cosas se pasó a símbolos que correspondían a palabras, a sílabas y finalmente en letras.

Los primeros sistemas puramente alfabéticos surgieron en Egipto, por parte de los semitas, un conjunto de pueblos que compartían la lengua semita.

Fue a partir de estos semitas que se fue difundiendo el semita todo desde Oriente Medio, modificando y adaptándose de manera diferente en cada lugar particular. A veces se puede hacer un seguimiento de cómo ha ido variando el símbolo.

Lo que inicialmente era un ojo se fue simplificando hasta que terminó siendo la letra O, una cabeza de buey se retorció y alteró hasta que se convirtió en la letra A, o las ondas de un río transformaron en la M .

Estas letras son las que quedaron en el alfabeto romano y que nosotros todavía usamos, una de las muchísimas cosas que nos dejó en herencia el imperio.

La escritura también apareció, de manera independiente, en China. Esto fue alrededor del siglo XIV antes de Cristo. También se basaba en dibujos que simbolizaban conceptos, lo que se llaman kanjis.

Este sistema fue adaptado para otras culturas de la zona, los japoneses y los vietnamitas, pero luego también incorporaron una escritura silábica. Y es que aprender unas pocas docenas de caracteres silábicos es más sencillo que unos cuantos miles de kanjis.

Otros tipos de escritura fueron la de los mayas, también basada en ideogramas, y algunas que todavía no sabemos si realmente son una escritura o no, como los símbolos rongorongo de la isla de Pascua.

En realidad, la gracia de la escritura es que, con un conjunto de pocos símbolos, podemos expresar todo un universo de conceptos, palabras, historias y conocimientos. La escritura permitió fijar el conocimiento adquirido de una manera mucho más fiable que la simple transmisión oral.

Con la escritura, todo lo que había aprendido una generación pasaba sin problemas a las siguientes. Y este hecho tan sencillo permitió que las cosas empezaran a cambiar en nuestra historia.

Nos permitió abandonar el casi estancamiento en que habíamos vivido durante milenios y nos llevó hasta la cultura de la que disfrutamos hoy en día.

Y recuerda que podemos ayudarte con la traducción de tus textos o página web con nuestros equipos de:

 

Deja tu comentario