Solo los traductores autónomos entienden estas cosas

Si estás leyendo esto, entonces es muy probable que seas un traductor autónomo, lo hayas sido o te estés planteando serlo. Esta entrada de nuestro blog pretende ser un poco más desenfadada y alegre que de costumbre. Desde Traducciones Agora , esperamos que te haga pasar un buen rato entre traducción y traducción, o como mínimo (vamos a ponernos serios), que te haga reflexionar sobre el tema.

Este artículo va a ser el primero de dos entradas dedicadas a comentar y analizar aquellas cosas que solo los traductores autónomos entienden. Indistintamente de si te defines como traductor freelance, autónomo o independiente, seguro que te vas a sentir identificado con muchas de ellas.

1. A los traductores autónomos no les estresa el desplazamiento al trabajo

A diferencia del resto de trabajadores tradicionales, que por ejemplo para llegar a sus oficinas en Madrid o Barcelona invierten una media de 35 minutos, el traductor autónomo no invierte más de 30 segundos. Exactamente lo que se tarda en salir de la cama, recorrer el pasillo y llegar al ordenador. Aunque también existe la posibilidad de abrir el portátil en la cama y ahorrarse ese arduo y duro recorrido “pasillil”. En cualquier caso, por las mañanas la vejiga es la que manda.

Tus conocidos te envidian cuando les dices que te levantas cada día a las 8 de la mañana (Ssssssh… y en ocasiones incluso más tarde). Pero no cuando te debes quedar trabajando algún día hasta altas horas de la madrugada y acabas muy cansado.

Nada de huelgas de transporte público, atascos de tráfico o inclemencias meteorológicas. El día que te levantas y tu mascota está durmiendo bloqueando el camino, eso sí es un auténtico drama.

traductores preocupados

2. Tu oficina puede ser cualquier superficie mínimamente estable

La mayoría de traductores autónomos tienen en su casa un rinconcito habilitado a modo de oficina para trabajar cómodamente. Pero es increíble lo que la imaginación y la necesidad son capaces de realizar. ¡Viva la creatividad!

¿Quién no ha tenido que abrir su ordenador portátil para atender un trabajo de traducción en los sitios más insospechados?

Cualquier lugar es bueno: desde la “comodidad” de apoyarlo en tus rodillas y sentado en un autobús, el metro, un coche, en un banco de la calle o de un parque…, hasta la mesa de una cafetería, de un restaurante o de un bar. Cuando a un traductor le preguntan cuál es el sitio más extraño donde lo ha hecho, nunca sabe si se refieren a trabajar o a lo otro. 😉

trabajo traductor ergonomia

Si es la opción 8, ten bemoles para decirlo en un comentario 🙂

3. Los traductores autónomos son los mejores amigos del cartero y de UPS

Cuando trabajas desde casa, te conviertes en el mejor amigo del cartero, del mensajero de UPS (MRW, FedEx, Nacex, etc.) y del revisor de los contadores de la luz, del agua y del gas. Por alguna extraña conjunción astral, acaban descubriendo que siempre estás en casa y es a tu timbre al que siempre recurren.

Te conviertes sin querer en el receptor y repartidor de paquetes oficial de tu edificio. “¿Te lo puedo dejar y tú se lo entregas a tu vecino cuando esté en casa?” Te suena la frase, ¿verdad? Incluso los repartidores de las empresas de mensajería ya se saben de memoria tu DNI. El lado bueno es que te puedes enterar de la vida y milagros de todos tus vecinos. 😉

En este punto recuerda la Ley de Murphy: el timbre sonará, tu perro ladrará, el niño del vecino llorará, tu gato maullará o pasará un coche “to tuneao” con una canción de Kamela a todo volumen delante de tu casa, justo en el momento más inoportuno. Es decir, cuando estás hablando por teléfono o skype con un cliente. Por no mencionar que el cliente siempre te llamará cuando decidas ir al baño.

traductor enfadado

4. Tu pareja piensa que trabajar desde casa es igual a más tiempo para tareas domésticas

Tratar de controlar las interrupciones de la vida personal en el trabajo profesional es una batalla continua para el traductor autónomo. Pero aún más difíciles de lidiar son las perturbaciones provocadas por las tareas domésticas del hogar.

Si vives con otra persona, es posible que piense que puedes tender la lavadora, aspirar la casa y realizar muchas tareas más durante tu jornada laboral: “Total, eso en un par de descansitos lo puedes ir haciendo tranquilamente.

Tu pareja se marcha de casa por la mañana y te dice: “Cariño, está en marcha una lavadora. Cuando termine, acuérdate de tender la ropa”. Y en medio de tu horrible día, repleto de problemas, llamadas de clientes, urgencias y “cuelgues” de Trados, oyes el pitido de la lavadora indicando que ya ha finalizado. ¿Y qué haces? Ahora mismo no puedes dejar el trabajo, así que lo dejas para dentro de un momento…, dentro de un rato…, ahora me llama un cliente…, hasta que finamente llega tu pareja a casa y…, la ropa está arrugada y todavía dentro de la lavadora. Así queeeee: “May the Force be with you!”

traductores autónomos

¿Por qué mi día no ha sido así?

5. El uniforme de los traductores autónomos: EL PIJAMA

Reconócelo, has realizado más de una traducción en pijama, ¡y lo sabes! Realmente es un “uniforme laboral” de lo más cómodo. Todo un clásico entre los traductores que trabajan desde casa. Cuenta la leyenda, que las traducciones realizadas en pijama son de mejor calidad. Si llega el mediodía y sigues sin vestirte, empieza a preocuparte.

Seguro que en más de una ocasión has estado hablando por teléfono con un cliente y has pensado algo como: “Si el cliente me pudiera ver por un agujerito ahora mismo…, ¡madre mía, menuda pinta llevo!”

traductores pijama

I’m sexy and I know it!!!

6. Tus amigos piensan que al estar en casa no tienes un trabajo que atender

“Seguro que alguna vez has tenido visitas inesperadas de tus amigos o familiares durante la semana laboral.

Sí, sí, nos referimos a ese conocido o familiar que entre el lunes y el viernes repentinamente llama a tu puerta y sonriendo te dice algo parecido a: “Pasaba cerca y sabía que estarías en casa. He pensado en aprovechar y pasar a verte/ visitarte/ tomar café/ pedirte un favor/ traerte estos huevos que he visto de oferta en el mercado… ¡abre por favor!”

traduccion gastronomica

7. No hay nada mejor que el primer cobro

¿Quién no recuerda el primer cobro como traductor autónomo? Aquel día que recibiste la transferencia y te quedaste mirando la cifra durante un tiempo (ponle x) mientras se esbozaba una sonrisa en tu cara. Para los traductores autónomos esta sensación se vuelve a dar, junto a una sensación de alivio, cuando reciben el cobro de una cantidad importante proveniente de un trabajo de traducción grande. Y en menor medida cuando reciben el primer pago de un nuevo cliente.

empresa de traducción

8. Tu familia actúa como si estuvieras en el paro

Muchas personas, incluidos algunos miembros de tu familia, piensan que trabajar como traductor desde tu casa es, en realidad, una situación temporal. Creen que tarde o temprano encontrarás un trabajo “real” y lo que haces ahora es algo eventual. Por mucho que se lo has explicado a tu abuelo, no hay manera.

Mucha gente, por desconocimiento, opina que las personas que trabajan desde su casa realizan una especie de “trabajo menor”, algo transitorio hasta que encuentran un trabajo adecuado (según ellos, claro).

traductor profesional ingles

Estudia traducción, dijeron. Sigue tu sueños, dijeron.

10. Ley de Juan Palomo: Yo me lo guiso, yo me lo como

Tienes que ser tremendamente creativo para ser un traductor profesional independiente. Y no significa que debes ser creativo como un escritor o un diseñador. Los traductores autónomos han de ser capaces de promocionarse, crear su propia marca y conseguir que los clientes confíen en ellos.

“Los traductores autónomos profesionales saben que no pueden quedarse sentados y esperar a que los trabajos caigan del cielo, necesitan hacer algo para captar la atención de sus clientes potenciales”.

Ha de ser su propio departamento de marketing, ser activo en las redes sociales, mantener su propia web y/o blog, realizar tareas administrativas y contables, aprender a manejar diferentes programas informáticos, y al mismo tiempo, realizar unos trabajos de traducción realmente fantásticos con el fin de construirse una buena reputación.

traduccion comercial

Marketing para principiantes. Lección 1.

Si te parece bien, después de unas 1.600 palabras escritas, lo dejamos aquí por hoy. Muy pronto, en la próxima entrada seguiremos analizando más cosas que solo los traductores autónomos entienden. Para despedirnos, queremos mostrarte un vídeo creado por Paula García que es muy apropiado para este artículo.

Editado: ya puedes ver la segunda parte haciendo click aquí: cosas que solo los traductores autónomos entienden parte 2.

Como siempre, si quieres compartir tu experiencia, dar tu opinión o lo que estimes oportuno, no dudes en hacerlo mediante un comentario, ¡te esperamos! 🙂

¡¡¡Compartir es bueno!!!Share on Facebook11Share on Google+0Tweet about this on Twitter10Share on LinkedIn23Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Share on StumbleUpon0