Traductores experimentados para traducciones perfectas

Si alguna vez has visitado una página web o leído un folleto publicitario traducido a tu idioma y hay expresiones o partes que no comprendes, cosa bastante frecuente, ya sabes de qué estamos hablando. Los textos de una web o de los documentos de una empresa o negocio reflejan irremediablemente su imagen. Es indispensable que en tus textos utilices solo traductores profesionales.

Esto es un detalle muy importante, ya que nadie mejor que un traductor experimentado conoce la lengua de su país de origen. Incluidas las expresiones, tradiciones y costumbres propias de su cultura.

Contrata siempre traductores profesionales

Este es un aspecto importantísimo, especialmente en textos comerciales o de carácter publicitario. Si lo que buscas es ofrecer tus productos o servicios, no puedes arriesgarte a tener errores gramaticales o que tu cliente potencial no comprenda tu mensaje, ya que sólo conseguirás perder la confianza de todos aquellos que lean dicho contenido. En el mundo del marketing, las técnicas estéticas o gráficas están muy bien, pero si los textos están mal traducidos, todo lo logrado con el diseño se pierde, generando una clara imagen de poca profesionalidad.

Si por ejemplo buscas dirigirte a un público de Inglaterra, el traductor nativo de inglés empleará expresiones y estructuras gramaticales propias de dicho país, por lo que la calidad del contenido será difícil de mejorar. Del mismo modo que te preocupas por recoger tu casa antes de recibir visitas, en tu página web debes tratar de ofrecerles a los visitantes todo lo posible para que se sientan cómodos.

Muestra de una traducción sin calidad

Esto pasa por no contratar traductores nativos profesionales.

Un traductor profesional nativo se encarga de trasmitir el mensaje original pero de un modo correctamente adaptado a su lengua nativa. Es perfectamente posible que un texto que ha sido traducido al francés por un traductor no nativo, al ser leído por un francés, no transmita el mensaje o la idea original y éste no sea capaz de comprender su contenido.

Las expresiones y estructuras gramaticales de cada lengua son diferentes, si por ejemplo lees en un cartel de una empresa de limpieza la oración: “limpio como los chorros del oro” es probable que lo comprendas, pero al traducirlo a otra lengua de forma literal, perdería todo su significado. No obstante, un buen traductor nativo de inglés sería capaz de sustituir dicha oración por la de: “shining like a new penny” (brillante como un penique nuevo), expresión típica inglesa que se entendería sin ningún problema.

Traductores con experiencia

Además de las expresiones, la forma de dirigirse a los demás varía en función de la sociedad y sus normas de conducta. En España por ejemplo, la mayoría de los contenidos web se redactan en primera persona, tratando de crear una mayor proximidad entre el emisor y el receptor. En Alemania sin embargo, hay ocasiones que esto podría considerarse una falta de respeto, pues la forma adecuada de dirigirse a otros es empleando la forma de “usted”. Algo que un traductor de alemán conoce sobradamente. Estos pequeños detalles son los que te ayudarán a mejorar la calidad de tu web.

En resumen:

Es indispensable que el traductor sea una persona nativa del idioma al que se va a traducir el texto. Ya que no se trata solo de traducir, sino de adaptar el texto para que sea perfectamente entendible y atrayente para los nativos del país o mercado al que va dirigido dicho texto.

¡¡¡Compartir es bueno!!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Share on StumbleUpon0