Historia de la biblioteca

Estamos seguros que, como mínimo, has estado alguna vez en una biblioteca. Ya sea en una pequeña biblioteca municipal de tu pueblo, en la de tu universidad o en alguna con un tamaño realmente colosal. Pero, ¿conoces la historia de la biblioteca? Desde nuestra agencia de traducciones queremos explicártela. También su origen, las que han sido más populares y por qué.

Todas las civilizaciones importantes han tenido biblioteca anexa a templos y palacios reales, dada la virtud atribuida a los libros como elementos sagrados, mágicos o de poder. En la antigua Caldea, región de la Baja Mesopotamia o Irak, existió en 1700 a.C. la primera biblioteca.



Los libros se escribían en escritura cuneiforme con un punzón o estilo sobre tablillas de arcilla blanda que luego se cocían. La colección de libros de Asurbanipal, rey de Asiria, en Nínive, del siglo VII a.C. era ya una biblioteca nacional.

En Egipto, la biblioteca más antigua de que hay noticia la creó Osymandias, en la ciudad de Tebas. Pero también la ciudad de Menfis tuvo la suya. Pero la más importante fue la Biblioteca de Alejandría, fundada por Ptolomeo Soter a finales del siglo IV a.C. Organizada al principio por Demetrio de Falero, que llegó a reunir la increíble cifra de 700.000 manuscritos o rollos: ninguna biblioteca de la Antigüedad ha podido compararse con ella. También te puede interesar la historia del diccionario.

Para desgracia de la Humanidad, fue incendiada parcialmente en el 43 a.C. por un legionario de los ejércitos de Julio César, pero su final vino siglos más tarde, en el III tras las luchas intestinas del emperador Aurelio, luchas que acabaron con la magna colección de libros en los que estaba concentrado el saber del mundo antiguo.

Solo quedó entonces la biblioteca filiar en el Serapeum o Serapeo, también destruida en el siglo IV por los cristianos, aunque otros piensan que fue cosa del califa Omar en el primer tercio del siglo VII. De nuevo el fuego arrasaría, esta vez definitivamente, aquel trono de cultura.

Rival de la de Alejandría fue la de Biblioteca de Pérgamo, fundada en el siglo II a.C. y cuyos 200.000 volúmenes fueron regalados tras haber saqueado el centro Marco Antonio, a Cleopatra, reina de Egipto. Era una biblioteca moderna en su tiempo, pues en Pérgamo se había sustituido el papiro por un material más duradero: el pergamino, llamado así por haber sido utilizado primero en esa ciudad de Asia Menor.

La biblioteca pública empezó en Atenas hacia 540 a.C. como iniciativa de Pisístrato. Después de esta fecha cada templo tuvo su anexo dedicado a biblioteca sagrada. También las corrientes de pensamiento en torno a filósofos como Platón o Epicuro tuvieron su biblioteca, sobresaliendo la que sostuvieron los peripatéticos en torno a la figura de Aristóteles, biblioteca que sería descubierta por un soldado romano escondida en tinajas y llevada a Roma por Sila en el siglo I a.C. y que permitió que la obra de aquel filósofo fuera conocida en Occidente.

cuál es la primera biblioteca



En tiempos del emperador Adriano en el siglo II, se estableció una gran biblioteca junto al Partenón, en la acrópolis de Atenas. Pro también Roma contó con bibliotecas importantes.

A mediados del siglo II a.C. el general Lucio Emilio Paulo llevó a la ciudad la gran biblioteca real de Pydna. La más antigua parece ser la que mandó construir Cayo Asinio Polion en el siglo I a.C. sobre la colina del Aventino.

César Augusto creó otra en el monte Palatino, a la par que ponía la primera piedra para la futura gran biblioteca Octaviana y establecía una cadena de bibliotecas públicas en la ciudad. En el siglo IV había en Roma casi treinta bibliotecas públicas que poco después serían destruidas por los bárbaros.

La Edad Media no fue pródiga en bibliotecas; los pocos libros que había se concentraban en monasterios, abadías y palacios episcopales donde se refugió el saber y se custodió el legado cultural de Occidente durante casi un milenio.

San Benito de Nursia, fundador de la orden benedictina, estableció como obligación monacal la lectura en el siglo VI. Poco después, algunas ciudades de la España musulmana como Córdoba tenían lujosas bibliotecas: en el 900 la capital del califato andalusí contaba con medio millón de libros en su espléndida biblioteca.

El mundo islámico se había convertido entonces en una civilización refinada; se cuenta que el gran visir persa del siglo X, Abdul Kassem Ismael, viajaba con su biblioteca de más de 100.000 volúmenes a lomo de cuatrocientos camellos que caminaban siempre en la misma posición y orden de fila, porque cada camello llevaba una serie de libros alfabéticamente ordenados. Los camelleros eran bibliotecarios, y a cualquier deseo del visir ponían en manos de éste el libro que deseara ojear.

El Renacimiento fue momento crucial para el desarrollo de la biblioteca privada y pública. Cosme de Médicis fundó en Florencia en 1444 la primera biblioteca pública moderna poniendo a disposición de los sabios y eruditos del momento una colección de 10.000 volúmenes, entre ellos preciosos manuscritos griegos y latinos en los que el gran mecenas había invertido millones. Tal vez te interese conocer la Historia de la traducción científico-técnica.

Italia fue uno de los emporios del saber. Mientras los Médicis tenían colecciones de libros como la citada. En lugares como Inglaterra las cosas eran diferentes: la biblioteca privada del obispo de Winchester no tenía más de diecisiete libros en sus estantes, pero se consideraba una gran cosa.

La biblioteca actual mejor dotada es seguramente la del Congreso de Estados Unidos, en Washington, con más de 100 millones de piezas. Pero la más numerosa sigue siendo la Biblioteca Nacional de Moscú.

¡¡¡Compartir es bueno!!!Share on Facebook10Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn8Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Share on StumbleUpon0