La mujer en el sector de la traducción

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer. En Traducciones Agora hemos creído oportuno dedicar esta entrada a realizar un breve análisis de la situación de la mujer en el sector de la traducción. Es de sobra conocido que existe, por norma general, una discriminación de género en el trabajo, sobre todo en cuanto a términos de remuneración económica.

Según las estadísticas publicadas por la Unión Europea, la brecha salarial entre hombres y mujeres en Europa supera el 16%. Por tanto, no son pocos los casos en los que la mujer tiene las mismas o incluso mejores calificaciones que el hombre, pero sin embargo, sus habilidades no se valoran igual. Pero, ¿sucede lo mismo con la mujer en el sector de la traducción?

Las mujeres en el ámbito de la traducción

En Europa el porcentaje de mujeres que estudia traducción es de casi el 65%, llegando al 69% en España. Estudios recientes sobre esta materia señalan que la traducción es una de las pocas profesiones que ofrece igualdad de remuneración para hombres y mujeres en la mayoría de los casos.

En el caso de los traductores autónomos, independientes o freelance, no es difícil adivinar que el género no se considera tanto como en un trabajo que obliga a estar físicamente presente toda la jornada laboral. Esto se debe principalmente al hecho de que su empleador no conoce muchos detalles sobre su vida personal, por lo que no se puede juzgar factores, como por ejemplo, el hecho de que una mujer sea madre, uno de los motivos por los qué algunas empresas prefieren contratar a hombres.

Desigualdad salarial traductores

Existen muchos sectores con una gran desigualdad entre hombre y mujer

Además, cuando se trabaja online, un empleador por lo general valorará primero la experiencia y su calificación, lo que significa que la profesionalidad es lo primero que se tiene en cuenta sin importar el género. Por la experiencia acumulada durante muchos años en nuestra agencia de traducción y después de preguntar a muchas compañeras traductoras sobre su experiencia personal, podemos afirmar que prácticamente nunca ha existido ningún impedimento con el género durante el desarrollo de su trabajo o en el proceso de contratación. Con los datos sobre la mesa, se puede decir que, por norma general, la traducción freelance se basa en la objetividad, la profesionalidad y la calidad del trabajo en lugar del género, la vida personal y otros detalles.

La mujer traductora

Desde hace muchos años, las mujeres han utilizado la traducción para reclamar diferentes grados de presencia en los escenarios sociales, culturales, literarios, técnicos o políticos. No es algo nuevo para las mujeres que desempeñan esta profesión. Por ejemplo, en estos momentos, el 67% de los traductores e intérpretes que trabajan en las instituciones de la Unión Europea son mujeres. Esto muestra claramente que la cuestión de género en la traducción no es un problema, incluso cuando se habla de instituciones políticas muy importantes. Obviamente, esto es un gran logro y una clara prueba de la capacidad de las mujeres para sobresalir en el lugar de trabajo y la lucha contra los mitos relacionados con el género.

mujeres-traductoras

Para concluir, una de las ventajas de ser un traductor profesional es que se puede evitar la discriminación de género. El trabajar independientemente, en particular, ofrece la posibilidad de trabajar en un entorno profesional que se basa estrictamente en las cualidades intelectuales. Con el tiempo, las mujeres han podido demostrar ser tremendamente eficaces en todos los campos y, en los últimos años, han logrado que la mujer en el sector de la traducción supere en número a los hombres. Incluso en las instituciones más relevantes como la Unión Europea.

Desde Traducciones Agora os deseamos un feliz Día Internacional de la Mujer. Si te ha gustado, por favor, compártelo. 🙂

6 Comments

  1. Ariadna 14 marzo, 2016 en 1:28 pm - Responder

    ¡Hola!
    Muy interesante la entrada. Me gustaría saber la fuente del gráfico. ¡Muchas gracias!

  2. Carolina 8 marzo, 2017 en 4:40 pm - Responder

    Hola!
    Muy interesante el artículo. No obstante, no me siento muy alentada por el mismo, dado que si bien hay más mujeres que hombres en el mundo de la traducción los salarios de los traductores no son muy alentadores. Es como los puestos de trabajo en docencia y enfermería, que son ocupados en gran porcentaje por mujeres y, al menos en mi país, no son bien remunerados. Creo que los trabajos considerados en general “femeninos”, como los de educación inicial y media y los de cuidado de personas, en general no son muy bien remunerados.
    Que levanten la mano además todos los traductores autónomos que hacen traducciones bajo presión, todo para “ayer”, y que no solo no están bien remunerados, sino que además perciben el dinero de las traducciones 3 meses luego de haber entregado el trabajo.
    Nos falta mucho por avanzar en el tema laboral.
    A seguir remándola, mujeres, que fuerza no nos faltan.
    Un abrazo

  3. Gabriel 8 marzo, 2017 en 7:03 pm - Responder

    Pues, es como si los hombres reclamaran feminismo y discriminación en los puestos de traductores, enfermeras, profesores de inicial, etc. Sin embargo, ningún hombre ha hecho eso… ni lo hará, con toda probabilidad. ¿Es que las mujeres no se dan cuenta de lo torpe que es reclamar algo, cuando no hay a quien reclamarle? Si las mujeres han de reclamar algo, es a si mismas, y no a los hombres.

  4. hugo 8 marzo, 2017 en 7:48 pm - Responder

    Una página de traducción NO PUEDE ESCRIBIR “Pero sin embargo”, y debe haber sido un hombre el que lo escribió, lo presiento (Yo soy hombre)

    • Raquel 9 marzo, 2017 en 4:46 am - Responder

      Hugo, efectivamente, el uso de la conjunción adversativa “pero” junto a locuciones adverbiales que hacen las veces de conectores discursivos contraargumentativos como “sin embargo”, “no obstante”, “en cambio”, resulta redundante, pero en español sí se admite esta combinación solo para dar énfasis a la expresión: “En cuanto a los somníferos, estos modifican la estructura del sueño: se tiene la impresión de haber dormido bien pero sin embargo no nos hemos verdaderamente recuperado (Listín Diario 1/7/202, citado en Nueva gramática de la lengua española (2009): 2454); “Ese tema puede no ser demasiado original, pero en cambio no me parece enigmático (Benedetti, Primavera, citado en Nueva gramática de la lengua española(2009): 2364).
      Por otro lado, la FUNDEU dice: “El uso de “pero sin embargo” o “mas sin embargo” es redundante, pero NO incorrecto.
      Del mismo modo la RAE indica: PERO SIN EMBARGO tiene sentido enfático y su uso es válido: «Ha pasado mucho tiempo, pero sin embargo me acuerdo»
      Saludos 🙂

Deja tu comentario