La traducción técnica o cómo no hacer el ridículo

La traducción técnica es una variante de traducción profesional especializada en la que un traductor con amplia experiencia traduce textos especializados de un idioma origen a un idioma de destino, por ejemplo, un traductor de español a inglés. Que levante la mano quien no ha comprado alguna vez algún producto y al leer el manual de instrucciones no ha entendido absolutamente nada, o se ha encontrado cosas similares a esta:

La traducción técnica debe ser clara y precisa

Para poder traducir debidamente este tipo de documentos, los traductores deben contar con dilatada experiencia en estos campos y disponer de amplios conocimientos específicos sobre los mismos. Igualmente, también es imprescindible que dispongan de formación en la traducción técnicatraducción científica y en los diferentes recursos terminológicos y de documentación adecuados, para poder acceder a fuentes fiables y de calidad.

El grado de especialización de los textos y las temáticas pueden ser muy dispares. Desde fichas técnicas, catálogos, guías de usuario, manuales de resolución de incidencias, informes técnicos, etc. Asimismo, el abanico de ámbitos dentro de la traducción técnica también es amplio: patentes, automoción, industria química, ingeniería, nuevas tecnologías, edificación, energías renovables, minería, aeroespacial, etc. En el caso de traducciones en los sectores de la biología, medicina o farmacia, se denomina traducción científica, aunque los principios que la rigen son los mismos.

Otro de los puntos fundamentales a la hora de realizar una traducción técnica es la utilización de herramientas de traducción asistida para poder generar memorias de traducción. Estas herramientas, al contrario de lo que muchos cliente creen, no son traductores automáticos. Son instrumentos que nos permiten salvaguardar la coherencia terminológica del texto, así como garantizar el mismo nivel de calidad en todos los documentos que se traduzcan para un mismo cliente.

traducción técnica error

Error muy grave en la traducción técnica de un manual.

Por todo lo comentado anteriormente, la traducción técnica tiene un coste más elevado, ya que el traductor aparte de los conocimientos propios necesarios de su profesión, debe ser un auténtico experto en la materia técnica en la que trabaje. Ya sea química, aeroespacial, industrial, o médica.

Es muy importante este último punto, ya que hay muchos clientes que creen que cualquier traductor puede traducir su documentación técnica, incluso (con todo el respeto del mundo) lo puede hacer el oficinista o secretaria de turno, que “sabe inglés”. Esta es una expresión que hemos oído en infinidad de ocasiones cuando un nuevo cliente nos contacta para corregir el “desastre” que han realizado en su manual de instrucciones, por ejemplo. En Traducciones Agora siempre trabajamos con traductores que cuentan con varios años de experiencia tanto en sus respectivos campos de especialidad como en el uso de memorias de traducción.

Estamos convencidos de que muchos de vosotros al pensar en la traducción técnica piensa en esos manuales infumables y en textos imposibles de comprender y/o aburridos. Otras personas pensarán en las instrucciones habituales de lavadoras, tostadoras, etc. Que las cojas por donde las cojas, no te solucionan ningún problema y muchas veces ni se entienden. Es muy popular el famoso vídeo del Don’t de Berto Romero en el programa televisivo de Buenafuente:

¿Y tú? ¿Conoces algún caso parecido? Si quieres comentar el artículo o compartirlo, siempre será bienvenido 😉

Recuerda que puedes suscribirte a nuestro blog, dar “me gusta” en nuestra página de Facebook, seguirnos en Twitter o añadirnos a tus círculos en Google+.

¡¡¡Compartir es bueno!!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Share on StumbleUpon0